Buscar
  • Constantino Camargo

El Calor De La Chimenea



Apropósito de lo que está ocurriendo en España, donde hace más de 20 años no veían una nevada tan grande a punto que tiene al país casi paralizado, ver imágenes de enromes capas de nieve haciendo que la mayoría de sus residentes se vean obligados a quedarse en casa. Otra forma de confinamiento.


La nieve, la que muchos anhelan ver, sentir y hasta saborear es la causante de que las familias se tengan que quedar en casa, tal vez al calor de una chimenea, saboreando una buena copa de vino en medio de una amena tertulia familiar. Ese hermoso fenómeno al que otros habitantes del mundo ya están acostumbrados, tiene cosas positivas como negativas, semejantes a nuestra propia vida pues si tenemos la oportunidad de encender nuestra chimenea, es nuestra obligación hacer todo y cuanto sea posible por mantenerla siempre encendida en cumplimiento de su misión, darnos luz y calor.


He escuchado con mucha atención a muchas personas dando testimonio de como lograron salir adelante, levantarse ante la adversidad, sobre ponerse ante una situación quizás porque realizaron alguna de la funciones de la chimenea, o fueron luz o más que ser luz dieron calor. Hoy en estas palabras quisiera lograr un objetivo, invitarte a ser un leño de la chimenea para que a partir de hoy tu vida cambie, sea más armoniosa, menos contaminada del mal humor que a veces nos asalta queriéndonos robar la alegría y la felicidad; nos quiere arrebatar la tranquilidad con la que siempre anhelamos vivir.


Solo han transcurrido 12 días de este nuevo año y nos estamos dejando llevar a un camino de incertidumbre de una zozobra que nos quiere conducir a un estancamiento pero lo más grave es que si nos dejamos absorber muy posiblemente perdamos el norte y apaguemos nuestra chimenea y entonces el frio y muy posiblemente la oscuridad sean los nuevos habitantes en la casa. El frio nos puede conducir a la muerte y la oscuridad a la locura.


La pregunta es: ¿Qué tipo de leña o de chimenea queremos ser? No podemos permitir que el frio se apodere de nuestros hogares y mucho menos tener que dejar de ver la luz, como si la noche se prolongara y no llegara de nuevo el amanecer. Las estaciones climáticas tienen una fecha de inicio y por supuesto una fecha de finalización y se inicia una nueva con todo lo trae, el frio, el calor, la caída de las hojas, el renacer y florecer.


No sé si hoy sea el otoño o el invierno en ambas hay frio y debemos prender la chimenea y mantenerla encendida hasta cuando la primavera nos conduzca a ver la belleza de la naturaleza. Ahí también tendremos que ser la mejor flor del jardín.


Constantino Camargo


2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo